Durante la década de 1930, el Ing. Pascual Pezzano, profesor de Tecnología Mecánica de la Escuela Industrial Otto Krause, hizo un viaje a Europa visitando los mejores politécnicos del mundo. A su regreso, elaboró el proyecto de un Instituto Técnico Superior para los egresados de la escuela Otto Krause que quisieran continuar con sus estudios en su especialidad. En esos años la especialidad se estudiaba solo en la Facultad de Ciencias Exactas y, para poder ingresar, los egresados de escuelas técnicas debían rendir casi 17 materias equivalentes.

Pezzano proponía realizar un curso de nivel universitario de cinco años de duración, con horario vespertino, para que los técnicos que ejercitaban su profesión de nivel medio pudiesen alcanzar el diploma de ingeniero sin dejar de lado sus ocupaciones.

El “Proyecto Pezzano” quedó archivado hasta que, durante el primer mandato del presidente Juan Domingo Perón, el mismo profesor se ocupó de reactivarlo, sosteniendo que la formación de un buen ingeniero debe tener dos componentes: un estudio teórico de alto nivel, más una actividad práctica cumplida en alguna industria o entidad adecuada. Uno de los principales objetivos del Primer Plan Quinquenal era ordenar la educación técnica, para lo que se creó la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional (CNAyOP) en 1944.

La Universidad Tecnológica Nacional tiene su origen en la Universidad Obrera Nacional, creada por medio de la Ley Nº 13.229, sancionada el 19 de agosto de 1948 luego de extensos debates, promulgada el 26 y publicada en el Boletín Oficial el 31 de agosto del mismo año. Dependiente de la CNAyOP, la Universidad Obrera estaba constituida por distintas Facultades Regionales. Su gobierno era ejercido por un Rector, nombrado por el Poder Ejecutivo Nacional por tres años, con posibilidad de reelección. Se exigía que este funcionario sea argentino, obrero y egresado de la Escuela Sindical dependiente de la CGT.

La Universidad Obrera abrió sus aulas el 17 de marzo de 1953 en las Facultades Regionales de Buenos Aires, Córdoba, Mendoza, Rosario y Santa Fe. La particularidad de regionalizar las Facultades fue ideada con el fin de lograr mayor pregnancia en las ciudades más importantes del país, según las necesidades productivas y la estructura económica de cada lugar.

El nombre original de la Universidad Obrera identificaba su principal objetivo: formar entre los trabajadores de fábrica del país personal altamente capacitado para la industria nacional, a través de las escuelas técnicas de nivel de enseñanza medio, y de la Universidad Obrera en el nivel Superior. En aquellos años, el estudiante se graduaba de Ingeniero de Fábrica para las diferentes especialidades industriales, con un Título Intermedio de Técnico de Fábrica, que obtenía a los tres años de estudio.

SUBIR