En el año 1955 la “Revolución Libertadora”, liderada por el General Pedro Eugenio Aramburu, derrocó a Perón y promovió el cierre de la Universidad Obrera, a partir de una campaña de desprestigio que tenía como fin el cierre de una Universidad de impronta peronista.

Como respuesta a ello, se conformó en la UTN Buenos Aires la Junta Previsional de Estudiantes, que se puso al frente de la conducción de la Universidad hasta mediados de octubre, cuando asume el Rector designado por la CNAOP, Ing. Gabriel Meoli.

La movilización estudiantil generó el surgimiento de agrupaciones en todas las sedes del país, que se reunieron en febrero de 1956, constituyendo la Junta General Provisional de Estudiantes de la Universidad Tecnológica Nacional. Esta organización solicitaba la autonomía para la Universidad, así como también que se reconociese y valorase las incumbencias de los títulos que se otorgasen. La lucha implicó la difusión del conflicto mediante pegatinas, notas de prensa y pintadas, y la gestión con legisladores y diputados.

Entre las medidas que propuso la Junta poco después del golpe, se destacó el proyecto de sustitución del antiguo nombre de la Universidad por el de Universidad Tecnológica Nacional. En 1958 con la llegada de Arturo Frondizi a la presidencia, las autoridades de la Universidad conjuntamente con las organizaciones estudiantiles, presentaron un proyecto al Poder Legislativo en el cual se conjugaban todos los postergados reclamos de autonomía y reconocimiento de las incumbencias de los títulos, entre otros aspectos.

La presentación fue tratada por ambas cámaras y aprobada el 14 de octubre de 1959 como la Ley N° 14.885: modificaba el nombre de Universidad Obrera Nacional por el de Universidad Tecnológica Nacional (UTN); desafectaba a la Universidad Obrera de la Comisión Nacional de Aprendizaje y Orientación Profesional; y le atribuyó facultades para dictar planes de estudio, nombrar profesores y personal no docente, designar autoridades y administrar su patrimonio.

En septiembre de 1960 entró en vigencia la Ley de organización de la nueva casa de altos estudios. La primera Asamblea Universitaria se realizó en dos convocatorias, la inicial del 12 al 14 de julio de 1962 y la segunda los días 30 y 31 de agosto de 1962, cuando se aprobó el primer Estatuto de la UTN.

En 1960 el entonces denominado “Honorable Consejo Universitario” de la UTN decidió un nuevo sistema de ingreso, y fue la primera modificación que abrió las puertas de las Facultades a graduados de escuelas no técnicas, con la salvedad que estos aspirantes debían someterse a una prueba de selección sobre tres materias: Matemática Aplicada, Dibujo y Nomenclatura Técnica.

Este examen era de carácter selectivo, es decir, que sólo ingresaban los alumnos mejor calificados en un cupo dispuesto por cada Facultad, dentro de las vacantes disponibles. La resolución mencionada mantenía además como requisito que los aspirantes deban realizar tareas de índole técnica afines con la especialidad a cursar, en la actividad oficial o privada. Este desempeño laboral debía ser comprobado fehacientemente ante las autoridades de la Facultad respectiva.

En 1963 se crea para toda la UTN la Comisión Coordinadora de Planes de Estudios, para actualizar los planes existentes. En 1965 comienzan a aplicarse los nuevos planes, que establecían carreras de seis años de duración, organizadas en ciclos de dos años denominados “de ciencias básicas”, “de tecnologías básicas” y “de tecnologías aplicadas”. Otras características particulares e innovadoras en aquel entonces, fueron establecer pruebas de suficiencia en el idioma extranjero que los alumnos eligieran -dentro de los fijados por la Facultad-, así como la inclusión de tres materias denominadas “Integración Cultural”, que apuntaban a complementar la formación de los estudiantes tecnológicos.

SUBIR