Las fuertes tensiones con el peronismo y la creciente intervención militar institucional, fueron algunos de los factores que contribuyeron al fracaso de los intentos constitucionales de Arturo Frondizi y Arturo Illia, derrocados en 1962 y 1966, respectivamente.

Luego de los gobiernos de facto de Onganía, Levingston y Lanusse, en marzo de 1973 asume Héctor Cámpora en la presidencia. Para entonces coexisten dentro del peronismo distintas corrientes ideológicas; los sectores juveniles se agruparon en lo que se conoció como la “Tendencia revolucionaria”, que reunía agrupaciones como la Juventud Peronista, la Juventud de Trabajadores Peronistas y a Montoneros. Estos grupos alcanzaron un fuerte protagonismo durante el gobierno de Cámpora, ocupando gran cantidad de cargos legislativos y ejecutivos.

En la UTN fue designado el rector Iván Chambouleyron, que cosechó duras críticas de los docentes y profesores; el mismo día de la asunción de Juan Perón, el 12 de octubre de 1973, una declaración formulada por la Federación de Profesores de la Universidad Tecnológica Nacional criticaba el trato que se les brindaba a numerosos docentes, la designación de personal y directivos no idóneos y la carencia de información respecto de las políticas a seguir por la institución.

Este tipo de declaraciones fueron frecuentes en este período, en el que se intensificaron los intercambios entre la comunidad tecnológica en torno al rumbo que debía la Universidad en el nuevo escenario nacional, y que tuvieron como expresión la toma de distintas Facultades Regionales de la UTN.

El 25 de marzo de 1974 el secretariado de la Regional Bahía Blanca de la CGT y diputado nacional Rodolfo Ponce solicitó “la devolución de la Universidad Tecnológica Nacional” a esta entidad gremial. El pedido fue girado al propio Perón y al Ministro de Educación Jorge Taiana, y sostenía que “en 1954 fue creada la Universidad Obrera que mantenía una relación directa con la CGT. A partir de 1955 fue desvinculada totalmente y actualmente está siendo usada como medio de transformación ideológica y no para capacitar”.

Mediante la promulgación de la Ley Orgánica de Universidades Nacionales (Nº 20.654), el gobierno nacional determinó la designación de rectores normalizadores en todas las casas de altos estudios. En el caso de la UTN se sustituyó al rector Ivan Chambouleyron por ingeniero Rolando Jorge Weidenbach, quien tomó la decisión de retrasar el inicio de clases del ciclo lectivo 1974.

La situación en las distintas Facultades Regionales era de cada vez mayor enfrentamiento e inestabilidad, y fueron frecuentes las tomas y los desalojos violentos por parte de las fuerzas policiales. A la intolerancia de grupos juveniles organizados alrededor de la doctrina socialista, se le sumó el ingreso a los claustros universitarios de grupos armados vinculados a algunos sectores del sindicalismo y a la derecha peronista.

En 1974, la histórica Aula Magna de la Facultad fue escenario del velorio del abogado defensor de presos políticos, Silvio Frondizi y su yerno, Luis Mendiburu, asesinados por la Triple A. Concurrió una multitud que incluyó a su hermano y ex presidente de la Nación, Arturo Frondizi.

Durante el funeral, el salón de Medrano y Córdoba estaba obturado por cientos de militantes, casi todos jóvenes, portadores de infinidad de banderas y periódicos y flores, que entonaban La Internacional o Los Muchachos Peronistas, cada uno a su turno -con respeto hacia los dos féretros que estaban en el centro de la nave-, algunos levantaban sus puños, otros sus dedos en “V”, pero todos observaron cómo, en el más duro silencio, apareció Julio, el hijo, y avanzó hasta su padre para ponerle una manzana, enorme y roja, sobre el ataúd.
(Fragmento de Fundadores de la Izquierda Argentina, Silvio Frondizi, un francotirador marxista, prólogo de Horacio Tarcus)

La policía reprimió al cortejo fúnebre poco antes de llegar a Chacarita.

En 1975, la CGT buscó extender la influencia en la conducción, y su oposición provocó la renuncia del Rector interventor, Tomás Persichini, a quien no consideraban alineado con éstos intereses. El sector del Consejo vinculado a la CGT pidió al Ministro de Educación Ivanissevich el nombramiento de Cecilio Conditti, quien se desempeñó brevemente en el cargo y fue reemplazado meses después, dado que los sectores que lo habían propuesto se manifestaron insatisfechos con su desempeño. Fue reemplazado por Carmelo Soriano.

En 1975 además se impulsó una nueva reforma curricular, en la que se incluyeron las llamadas “Materias Complementarias” que, si bien no estaban incluidas en la actividad curricular obligatoria, se consideraban convenientes para una mejor formación del egresado tecnológico. Estas asignaturas incluían aspectos relacionados con la práctica en la especialidad, los idiomas extranjeros y la realización en algunos casos de un proyecto final global de carrera. Además, la reforma curricular de ese año incluyó en los nuevos planes de estudio tres materias obligatorias: “Geografía e Historia Argentina” y “Realidad Nacional I y II”; que reemplazaban a las tres vigentes desde 1965 llamadas “Integración Cultural I, II y III”.

SUBIR